Admiro a los que no tienen “miedo”, a los que parece que se llevan el mundo por delante, que están dispuestos a hacer mas y pensar menos.

Pero después de ellos venimos nosotros, los que tenemos dudas, los que pensamos mil veces cada alternativa, le asignamos una probabilidad, posibles resultados positivos y negativos y que tan negativos y quizás aun con toda esa información no nos basta y seguimos teniendo miedo. Le damos vueltas y vueltas a todo, porque cuesta dejar ese trabajo que aunque esta lejos de ser el ideal me da seguridad,  porque cuesta dejar a esa persona con la que vivimos tantas cosas, tantos años con la que ya no somos felices pero tenemos miedo a quedarnos solos. Miedo a dejar todo, y si me equivoco? Surgen las dudas, Podre retomar mi profesión cuando vuelva? Surgen las excusas, soy demasiado grande para estas cosas, debería formar una familia. Soy demasiado joven para estas cosas, debería esperar a recibirme.

Pero la verdad es que no hay un momento o una edad ideal, por que cada experiencia es única e irrepetible, hecha a nuestra medida, moldeada para nosotros. Es aquí y ahora y debemos jugar con las cartas que tenemos. Tenemos miedos? SI, MUCHISIMOS pero nos arriesgamos, apostamos, decidimos luchar y ser vencedores ante nuestro peor enemigo, NOSOTROS MISMOS.

Luchamos contra nuestra mente, nuestros prejuicios, nuestra tradición, nuestras creencias… y en ese momento en el que decís SI LO VOY  A HACER, voy a confiar en lo que quiere mi corazón, voy a confiar en lo que creo y voy a salir de mis comodidades que no me llenan… ese día tu vida empieza a cambiar, a abrirse a nuevas experiencias, aprendizajes, ilusiones, esperanzas, amores, amistades y todo lo que estés dispuesto a recibir y también a dar a los demás.

De pronto una tarde cuando los recuerdos invaden tu mente te das cuenta cuánto has crecido y madurado y es ahí cuando el corazón se llena, porque ganamos la batalla: vencimos el temor y volamos.

Como dije al principio admiro a los valientes por naturaleza, pero por VOS y por mí me pongo de pie y aplaudo porque supimos decir SI aún con miedo, somos héroes en esta historia de vida.

“Puedes hacer cosas CON Miedo pero NUNCA dejes de hacer algo por Miedo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *