SERA TU CÁRCEL Y NUNCA SALDRÁS…. DICE UNA CANCIÓN DE LOS ENANITOS VERDES…

Muchas veces pensamos en la cárcel como ese lugar alejado de la ciudad, barrotes, alambrados, guardia cárceles y visitas a reglamento. Las prisiones fueron creadas para proteger a la sociedad de los criminales y en un primer momento para aislar a los enemigos…

Cuantas cárceles tenemos en nuestra vida, propias y para los demás… consciente o inconscientemente las construimos, no dejamos salir los sentimientos que nos hacen mal, las personas que nos hacen mal, las encerramos en nuestras vidas a veces por unos años con salidas condicionales y otras veces con cadena perpetua.

Las rejas tiene algo particular, así como no dejan salir para “proteger” tampoco dejan entrar, y cuantas cosas nos perdemos, cuanta gente no conocemos, cuantos lugares nos esperan y lo más triste de todo que empezamos a hacer de la cárcel una zona de confort.

Y tan bien que se siente la libertad, sólo ahora puedo entender un poco la libertad de los niños, su inocencia, no tienen miedo, les dicen “no lo hagas” y lo hacen igual, porque quieren tener su propia experiencia, porque no quieren que les digan que hacer y que no, porque no se conforman con las normas impuestas, porque no quieren ser presos de los miedos de los demás… vivir en libertad es la mayor felicidad del hombre, si uno es capaz de empezar a abrir rejas, a dejar que escapen los miedos a quedarnos a solos, a no ser exitosos, a no ser el modelo de familia soñado, a no ser el hijo el perfecto, el miedo a “ser” lo que realmente deseas o a “hacer” lo que realmente quieres, si somos capaces de dejar escapar los amores no correspondidos para que entren a nuestra vida nuevas experiencias, nuevas personas que pueden ayudarnos a recoger los pedazos de corazón que quedaron tirados, quizás asi, un poco más vacíos, podamos transformar esa cárcel en un hogar, donde entra y sale gente que nos hace bien, que nos roba sonrisas, que da abrazos que curan heridas, que dan besos que cosquillean, que te ayudan a ordenar las prioridades de la vida.

Pero no cometas el error de obligar a quedarse a quien no quiere, no prometas cosas que no vas a cumplir, no juegues a ser quien no eres porque algún día los juegos aburren y los telones se caen… quizás sea el momento de plantearte si quieres vivir por muchos años más custodiando algo sin sentido, apostando a ese número de la lotería que no va a salir, esperando ese golpe de suerte, esperando al caballero de la armadura dorada que derribara los muros o quieres animarte a vivir… y hacer que todo valga la pena…

Y si esta noche la reja queda abierta?….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *